Razones para consumir queso artesano

El Queso Montes de Málaga, es un producto de proximidad,  que contribuye a la protección del entorno natural; a la conservación de una raza autóctona como es la raza caprina malagueña; a la preservación de las recetas tradicionales, las prácticas artesanales, los usos y costumbres ancestrales, y, por ende, al mantenimiento del modelo de vida propio del medio rural de los Montes de Málaga.

 

Un queso artesano, que se diferencia de los quesos elaborados en masa por las siguientes razones:

 

- Un producto sano y sin aditivos: el queso artesano requiere de pocos ingredientes, básicamente: leche, cultivos lácteos, sal y cuajo.

 

- El queso artesano mantiene el patrimonio gastronómico: las queserías artesanas conjugan nuestra tradición quesera con las nuevas tecnologías siguiendo las más exigentes medidas higiénico-sanitarias

 

- La leche utilizada para elaborar el queso artesano procede de ganaderías propias o de ganaderías muy próximas a sus instalaciones, siendo la leche transforma diariamente,  garantizando la frescura del producto

 

 

- Su corteza es natural y por tanto comestible, a diferencia de otros quesos industriales a los que se le añaden recubrimientos plásticos o pinturas, en cuyo caso no es recomendable su consumo.

 

- Para hacer 1 kg de queso artesano se necesitan en torno a 5-6 litros de leche, mientras que algunos quesos industriales tiene un rendimiento quesero de 1:1 (para hacer un kg de queso utilizan tan sólo un litro de leche…)

 

 

- Cada queso artesano tiene su propia esencia y personalidad, ya que han sido tratados por el artesano de manera individualizada. En el queso artesano encontramos sabores, texturas y matices únicos.